Seguir a Jesús en la vida seglar, religiosa o sacerdotal

vocacion_marianista_encuentro_isaias

El “Equipo Ágora” en la casa de Isaías XI.
Las distintas ramas de la Familia en una misión común

25 de marzo: Día mundial de la vocación marianista:
Enlace al documento de la Jornada 2012 aquí.

1. ¿Cómo nació históricamente la vocación marianista?
2. ¿Cómo puedo yo escuchar y responder a la llamada?
a) La vocación seglar en el matrimonio o en el celibato.
b) La vocación religiosa de laicos y sacerdotes

1. ¿Cómo nació históricamente la Vocación marianista?

TODOS hemos recibido o estamos recibiendo una vocación: la llamada al seguimiento de Jesucristo. TODOS vivimos desde una vocación: llamada recibida en el interior de la persona y de la vida, discernida y vivida en la Iglesia, al servicio del Evangelio en medio del mundo. La “vocación marianista” nació históricamente cuando nuestros fundadores, GUILLERMO JOSÉ Y ADELA escucharon una voz que les llamaba. La escucharon de dos formas: en el interior del corazón, y escuchando a la gente, al mundo que les rodeaba.

Chaminade: Él sintió la llamada en medio de su familia, en Perigueux, y luego la discernió en el colegio de Mussidan, ayudado por su hermano Juan Bautista (que le guió espiritualmente). Decidió ser sacerdote y consagrar su vida a la misión educativa. Luego Dios le dirigió otras llamadas sorprendentes: ser testigo de la fe en Burdeos durante el Terror, perseverar y orar en el Exilio de Zaragoza, y guiar nuevas vocaciones: las de las fundaciones al volver a Francia. Son las diversas “llamadas de Chaminade”. El fundador es un modelo extraordinario de vocación y de formador de vocaciones.

Adela: Ella sabemos muy bien que sintió la vocación a la Vida consagrada muy pronto, era casi una niña. Como era muy joven para comprometerse de esa manera, volcó la llamada a trabajar por los demás en su entorno. Fue la “Asociación” de jóvenes y adultos que creó en las tierras del Trenquelléon y el Agenesado. Luego sintió la llamada al matrimonio porque un chico le pidió que se casara con él. Pero ella ya había respondido a la llamada de orientar su vida hacia la Vida Consagrada. Y así nació su comunidad religiosa en “El Refugio” de Agen…

A partir de 1800 nacieron las “formas diversas de la vocación marianista”: primero los seglares(Congregación de la Inmaculada), y luego, en 1816 las Religiosas marianistas (“Hijas de María Inmaculada” 1816), y el año siguiente los Religiosos marianistas (“Compañía de María” 1817). Estos últimos, nacieron con una “composición mixta”, es decir, podían vivir su vocación como laicos o como sacerdotes. Así nacieron las diversasformas de vida cristiana de la Familia marianista. La vocación marianista es única en su raíz (Bautismo-Carisma marianista), pero plural en sus formas: seglar, religioso/a, sacerdote.

 

2. ¿Cómo puedo yo escuchar y responder a la llamada?

Primero hay que orar y escuchar y preguntarnos: Dios me ha llamado a seguir a Jesús, por mi bautismo. Somos “cristianos”, y como tal TODOS estamos llamados y yo también. Pero ¿cómo me pide Dios que concrete esa llamada?

vocacion_marianista_laicos_philadelphia

Vocación seglar: Comunidades Laicas marianistas.
Tercer encuentro internacional. Filadelfia (USA). “Ser en comunidad” (2001)

A. La vocación a la Vida seglar

Todos hemos comenzado nuestra vocación cristiana así. Se puede decir que, aunque ya la comenzamos a sentir y vivir en los sacramentos de iniciación (Comunión y Confirmación), ha sido más tarde cuando nos hemos planteado con fuerza y decisión una forma definitiva. Porque la vocación seglar, no es la de un cristianismo de rutina o de simple “cumplimiento” sacramental. Una vocación cristiana seglar verdadera DEBE BROTAR DE UNA DECISIÓN COMPROMETIDA CONSCIENTE. Y ESTA VOCACIÓN NO PUEDE VIVIRSE “POR LIBRE”. En la vida seglar, uno puede vivir su consagración de maneras diversas: por medio del Matrimonio, o por medio del Celibato seglar, y entregándose a Dios y a los demás, en diversos compromisos. Siempre por medio del amor a Dios y a los demás. Porque SI NO HAY AMOR concreto y entregado, NO HAY VERDADERA VOCACIÓN. Además se necesita una COMUNIDAD CRISTIANA donde yo viva y confronte mi vocación. Normalmente es mi Comunidad parroquial. Aquel o aquella que siente la llamada a la vida seglar marianista, encuentra un camino en las “Fraternidades marianistas” o en “CEMI”, o en otros grupos de la Familia marianista. En ellos encuentra una comunidad, un itinerario de fe y una misión.

TEXTOS PARA SEGUIR LEYENDO:

Ver aquí el “Libro de vida” de las Fraternidades de la provincia de Madrid. (PDF).

Primera circular de Isabella Moyer, presidenta de las Comunidades Laicas marianistas: “Ser marianista, ser familia” (2010).

Vocación religiosa: Alianzas de las Religiosas y los Religiosos marianistas.
“Horizontes”. Encuentro en Burdeos. 2010

B. La vocación a la Vida Religiosa

Toda vida cristiana, toda vocación es de consagración.Porque nuestra primera consagración es la del Bautismo. Y las llamadas posteriores que Dios nos dirige, son para sacar fruto de esta consagración raíz. En el horizonte habitual todos sentimos la llamada a consagrar el amor por medio de una vida de pareja, o bien de llevar a cabo el propio proyecto, disponiendo de bienes. Sin embargo algunos y algunas, sienten por encima de todo una llamada especial a consagrar su amor de otra forma: a través de los “Consejos evangélicos” (“No poseer personalmente nada y a la vez compartirlo todo”, “Amar al Señor y entregarse por amor en la misión”, “Estar disponibles a tiempo completo y en cualquier lugar “; es otra manera de decir “Pobreza, Castidad y Obediencia”). Y siempre, vivido todo esto como AMOR Y DESDE EL AMOR, porque si no, no es posible vivir los consejos evangélicos; ya que estos, como cualquiera otra vocación, son un don de Dios y solo Él da la fuerza y la alegría para vivirlos. Es lo que las religiosas (FMI) y religiosos (SM) marianistas quieren vivir cada día. Y esos “consejos evangélicos” no los viven solos, sino formando “comunidades” en misión. Algunos incluso sienten la llamada al “Sacerdocio” dentro de la misma Vida Consagrada. Los que son “ordenados” en la “Compañía de María-Marianistas”, sacramentalmente son sacerdotes como los presbíteros diocesanos, y están al servicio de la Iglesia como ellos, pero viven formando parte de su comunidad religiosa marianista. Por eso se habla de la “Composición mixta” de la “Compañía de María”, ya que viven en igualdad de vida y misión, laicos y sacerdotes.

 

TEXTOS PARA SEGUIR LEYENDO:

La Regla de vida SMDesde que Guillermo José Chaminade entregó las primeras Constituciones a la SM y las FMI en 1839 y recibió de la Santa Sede el Decreto de Alabanza sobre ambos institutos religiosos, hasta hoy, ha sido una larga y fecunda historia. A continuación se ofrece el texto último de la Regla de la Compañía de María (1983, versión revisada en 2006) en su primer libro, y el texto “Nuestros orígenes” que aparece tanto en esta Regla como en la de las FMI. 

Ver la REGLA_SM_Libro_1

“Nuestros orígenes”
Página inicial de las Reglas de Vida de las Hijas de María Inmaculada y de la Compañía de María. La referencia histórica del carisma tal como está expresado en las Reglas para los dos Institutos religiosos marianistas. Leer.

La “Composición mixta” de la Compañía de María.

Un modelo eclesial integrador. La fórmula original y novedosa de Chaminade sobre la comunidad de laicos y sacerdotes en igualdad, en la estructura de la Compañía de María. Un regalo del carisma y de los orígenes, que ha perdurado felizmente hasta hoy y que constituye una de nuestras señas de identidad.Ver aquí.

Ver aquí el libro de Antonio González Paz sobre la “Vida religiosa marianista”: “Una fe que asume riesgos” (PDF)

Ver también su artículo “María en casa de Juan” (PDF)

 

BOLETÍN VOCSM. La pastoral vocacional de la SM en todo el mundo

La Compañía de María edita desde Roma, un boletín sobre Vocaciones (VOCSM), que se puede consultar en marianist.org. Ágora publica aquí también algunos de los números, por ejemplo este último, con motivo del “Año Chaminade”: Boletín nº 8