la_pedagogia_marianista

 

Aunque la Familia marianista en sus distintas fundaciones (CLM, FMI, SM), nació con una universalidad misionera, la enseñanza y la educación aparecieron pronto como uno de los medios fundamentales para la evangelización. Recogiendo la herencia de los primeros congregantes bordeleses en el primer colegio de la calle Menuts, pasando por los primeros centros educativos marianistas de la Compañía de María (Burdeos, Agen, Villeneuve, Saint Remy, Colmar…) y de las Hijas de María (Agen,Tonneins, Condom, Arbois), los dos institutos religiosos han desarrollado a lo largo de estos doscientos años, una larga y fecunda trayectoria evangelizadora desde la enseñanza y la educación.

Se ha enseñado para educar, se ha enseñado para hacer dialogar la fe y la cultura, se ha enseñado y educado para hacer madurar al hombre y a la mujer como personas, para preparar la apertura humana a la fe. Se ha enseñado y educado desde la libertad y el respeto, y desde la responsabilidad por ofrecer a la persona, la palabra de Dios y el mensaje del Evangelio de Jesucristo, en Iglesia, con el fin de formar una fe activa y para formar comunidades misioneras de fe.

Esta tarea evangelizadora de la formación humana y cristiana, provoca un estilo de educar: la “pedagogía marianista”. Nuestra manera de enseñar y de educar es en la Iglesia y en la sociedad, una consecuencia más, un nuevo fruto permanente de nuestro carisma marianista. En esta página, dedicada a la PEDAGOGÍA MARIANISTA ofrecemos documentos que definen nuestra forma de enseñar y educar.

1. “El MÉTODO ANTIGUO” (1824). El primer método educativo marianista. Es un texto primitivo, solo siete años después de fundarse la Compañía de María. El fundador envía a tres jóvenes religiosos a la ciudad de Agen a encargarse de la escuela de enseñanza primaria municipal. Y la abren precisamente en “El Refugio”, la que había sido casa fundacional de las Hijas de María. El que dirige la escuela (que es la primera de enseñanza primaria de la Compañía de María) es Bernard Laugeay, de solo 25 años. Pero plasma en esta autentica joya histórica cómo concebían la educación los primeros marianistas. Leer o descargar AQUÍ

2. “MANUAL DE PEDAGOGÍA CRISTIANA” (1856-57). El primer manual pedagógico de la Compañía de María.

En 2006 hemos celebrado el 150 aniversario de la primera publicación completa del “Manuel de Pédagogie Chrétienne à l’usage des Frères Instituteurs de la Société de Marie”. Conocido inicialmente en manuscrito, fue publicado en dos tomos de pequeño formato, en lo que hoy llamaríamos octavilla, sin nombre de autor. El primer tomo, publicado en 1856, trata de laEducación y constituye un breve tratado de pedagogía. El segundo tomo, o segunda parte, subtitulado Método de Enseñanza , fue publicado un año después, en 1857 y cierra y pone al día, con su dedicación a la Instrucción , a la práctica del día a día, la recopilación de los criterios pedagógicos fundamentales que la Congregación y la Compañía de María han ido elaborando desde los comienzos de su misión educadora. El presente Manual se debe a la iniciativa del P. Fontaine, Jefe de Instrucción, que reunió en Burdeos en 1851 a los responsables de la enseñanza de las provincias marianistas francesas. De esa reunión surgieron, además, algunos otros manuales, de lectura, caligrafía, aritmética, etc., conocidos como los clásicos. Ya habían existido anteriormente otros documentos pedagógicos, como por ejemplo el Método de enseñanza para uso de las escuelas de primaria de la Compañía de María , o Antiguo Método ,(Laugeay. 1824); el Reglamento general de las escuelas de la Compañía de María , o Nuevo Método, (1830); el Método de Salins, que luego derivó en el Método de enseñanza mixto para uso de las escuelas de primaria de la Compañía de María, (Gaussens. 1833); el Método de enseñanza para las escuelas de primaria de la Compañía de María, (1851). Estos, entre otros: métodos, reglamentos o prospectos. Pero con este Manual se quiere ofrecer a los Hermanos Profesores y a los Profesores seglares que trabajen en las escuelas marianistas, los criterios pedagógicos que unifiquen y definan el estilo educador propio de la Compañía de María.

Ágora ofrece este documento histórico, el verdadero punto de partida de la teoría y práctica pedagógica de la Compañía de María, gracias al estudio y edición de la obra (2009), que ha hecho Juan Luis Ríos. Leer el libro aquí.

3. IGNACIO OTAÑO. “EÑSEÑAR PARA EDUCAR. El espíritu marianista en la educación”. Servicio de publicaciones marianistas. Colección “Pedagogía marianista. nº 4”. Madrid. 1998. Ver o descargar el libro. aquí

En esta obra, se hace una breve historia de la educación marianista y se analizan los rasgos clave de nuestra pedagogía dialogando con la cultura actual.

4. “CARACTERÍSTICAS DE LA EDUCACIÓN MARIANISTA” (1996). Es el documento internacional que define las dimensiones fundamentales de nuestra pedagogía. Ver o descargar el documento aquí.

5. “LAS OBRAS MARIANISTAS DE EDUCACIÓN NO FORMAL”
Artículo de José María Alvira, asistente general de la SM. Revista SM 3 Offices. Noviembre 2011.
Ver aquí.

6. LUIS MARÍA LIZARRAGA. “LA EDUCACIÓN MARIANISTA”. Antología de textos. Colección “Pedagogía marianista” nº 1. Servicio de publicaciones marianistas. Madrid. 1995.

Hace ya casi dos siglos que la Compañía de María está entregada a la educación. Los escritos y la experiencia de sus miembros nos permiten precisar los rasgos característicos de su orientación pedagógica. La acción educatica debe adaptarse a los cambios socioculturales de los tiempos,pero el fondo de la pedagogía y filosofía de la educación es estable. La contingencia del tiempo y lugar no modifica lo esencial de la educación. La literatura pedagógica marianista ha destacado siempre lo permanente en la tarea educadora, los grandes fines y los medios más generales que importan a todos los educadores. Ello no es obstáculo para contactar con las experiencias de la pedagogía actual y, así, integrar en nuestra síntesis los elementos auténticos y válidos. En educación, lo principal es la formación de la persona, de cada alumno/a. Éste suele ser el aspecto más descuidado por los profesores, tentados siempre de enseñar solamente conocimientos para superar pruebas. La literatura pedagógica marianista es abundante, y sorprende la vigencia actual de su pensamiento y experiencia. La presente antología de textos sobre la enseñanza y educación nos permite aproximarnos al espíritu de la pedagogía marianista. Con esta finalidad están recopilados. Ver el libro aquí: la_educacion_marianista

7. PABLO JOSÉ HOFFER. “PEDAGOGÍA MARIANISTA”. Justo a los cien años del primer manual de Pedagogía marianista (1856-57), en pleno siglo XX, el noveno superior general de la Compañía de María, Pablo José Hoffer publica esta síntesis de nuestra forma de educar. “Pedagogía marianista” es ya un clásico, y como tal sigue ejerciendo una influencia y se sigue leyendo, a pesar de los años transcurridos. En España, con motivo del Bicentenario de la Vida consagrada marianista, se ha realizado una nueva edición, respetando escrupulosamente tanto texto como notas, aunque algunas de estas han sido adecuadas a las obras traducidas al español. Se ha entregado a todos los profesores de nuestros colegios, como una forma de transmitir el deseo y el compromiso de seguir educaando en el espíritu marianista, con la adaptación al hoy de nuestra cultura y nuestra sociedad. Ver “Pedagogía marianista” de Hoffer AQUÍ